Lo que queda por caer

9 11 2009

Hoy se cumplen veinte años de la caída del Muro de Berlín. Los medios de comunicación llevan varios días recordándonos emotivas historias de personas que con gran valor se atrevieron a desafiar la barrera a sabiendas de que podían morir en el intento, familias rotas  y el terrible aparato represivo de la República Democrática de Alemania. A pesar de las diferencias que se mantienen entre Este y Oeste es indudable que la reunificación ha beneficiado a la sociedad alemana.

Sin embargo hoy también es necesario recordar que reunificación alemana, llevada a cabo de prisa y corriendo, no fue una fiesta para toda Europa, y no me refiero precisamente a las reticencias de Margaret Thatcher. Inspiradas explícitamente en la reunificación alemana se produjeron las declaraciones de independencia de Croacia y Eslovenia, con las consecuencias que trajeron para la paz en el Sudeste de Europa.

Por otro lado, con la fiesta de Berlín, nos olvidamos de otros que se han levantado y todavía no han caído. En el Sahara Occidental hay un amasijo de minas y concreto con arena tras la cual descansa la infantería marroquí que encierra en una franja en el Este de la antigua colonia española a los ciudadanos de la República Árabe Saharaui Democrática. España, entre cada conmemoración de los acontecimientos de Berlín hace hoy veinte años, legitima la presencia marroquí en el Sahara con su silencio y sus relaciones de amistad con el Monarca Alaoui.

En la rivera occidental del Jordán, ocupada por Israel desde 1967, se inició hace algunos años la construcción de un muro dentro del territorio ocupado, violando la integridad territorial de los territorios palestinos (algo reconocido en una Opinión de la Corte Internacional de Justicia) para proteger, entre otras cosas, las colonias fomentadas por la potencia ocupante (violando uno de los principios básicos del derecho internacional humanitario). Dentro del muro la gente rodeada no tiene una vida digna; se construyó para separar a los de una raza de los de la otra, para controlar sus movimientos y racionar sus recursos, que son muy pocos. Los que viven ahí dentro se amotinan de cuando en cuando, como, con la justicia de su lado, se amotinaron hace ya muchos años, los judios del guetto de Varsovia.