¿Con verdura o con patatas?

4 11 2009

Hablaba ayer de Universidad y excelencia, a propósito de la entrega a la UNAM del Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades. En el discurso de aceptación  del rector de la institución de educación superior más importante de América Latina se puede destacar el hecho de que su universidad tiene un fin y unos valores. Lo mismo se puede desprender del documental hecho por TV UNAM.

Escribo esto llegando de mi segunda casa, la facultad de políticas y sociología de la Complutense. Un lugar en el que, para no volverme loco, he tenido que hacer mi propio plan de estudios, basado en mis experiencias, tropiezos y consejos de gente de fiar. Allí, las protestas no son para el cambio de los planes de estudio y la mejora del nivel de la universidad. Por el contrario, los manifestantes anti-bolonia son estudiantes cuyos fines para oponerse al plan, por decirlo de algún modo, no-son-de-este-mundo. Ni una pancarta que rece algo como “Más profesores, más calidad.”

¿Bolonia nos traerá más docentes y más docentes de calidad? Supongo que no. Pero ante el conservadurismo de unos y la voluntad de algunos profesores que están contribuyendo a la reforma ya no a coste cero sino perdiendo dinero, me quedo con los últimos. Se me podrá criticar mi falta de valor; pero lo que no tengo son fuerzas para intentar hacer ver sólo podremos elegir entre un modelo u otro cuando tengamos las condiciones necesarias. Mientras tanto, todo se reduce a la discusión entre qué tipo de mierda es mejor.

Anuncios